Pages Navigation Menu

recetas veganas, vegetarianas y ayurveda

Purificación primaveral – I

limpieza y desintoxicación primaveral

La primavera es temporada de celebración y sus cualidades son la calidez, la humedad y la suavidad. Esa calidez que derrite la nieve y el hielo acumulados también provoca que el kapha acumulado en nuestros cuerpos (kapha es la fuerza psíquico-corporal responsable de la lubricación y energía sostenida) se convierta en líquido y empiece a moverse, los resfriados en esta época del año son las acumulaciones invernales saliendo del cuerpo.

Según la milenaria ciencia Ayurvédica, la primavera apoya al cuerpo en su proceso de limpieza y desintoxicación creando las circunstancias ideales para que el cuerpo elimine acumulaciones innecesarias y pueda funcionar mejor para prevenir enfermedades y mantener el bienestar que tanto apreciamos cuando está ausente. Igual que le cambias el aceite al motor de tu coche cada no-se-cuantos-mil kilómetros, a tu cuerpo también le viene bien un periodo de mantenimiento por lo menos una vez al año y éste es el momento de hacerlo y de hacerlo bien.
La mejor coyuntura para hacerse una puesta a punto con éxito es la que mejor te vaya a tí, es importante estar tranquilo y sin resistencias al proceso de limpieza ya que además de impurezas fisiológicas, casi todos tenemos toxinas emocionales que eliminar también. Ayurveda incluye un sistema de desintoxicación muy completo llamado Pancha Karma que sólo se debe realizar bajo la supervisión de un médico Ayurvédico, sin embargo con hacer algunos cambios a tu dieta e introducir ciertas pautas que animan el proceso de eliminación del cuerpo durante entre una semana y diez días ya notarás un cambio significativo.
Esta Purificación Primaveral te ayudará con problemas como:

  • Mala digestión: gases, hinchazón, reflujo ácido, falta de apetito, nausea, fatiga después de comer
  • Mala eliminación: estreñimiento, deposiciones sueltas
  • Problemas de peso: sobrepeso o delgadez excesiva
  • Problemas de piel: acné, sarpullidos, hongos
  • Sistema inmune bajo: resfriados frecuentes, congestión crónica, alergias/sinusitis
  • Dificultades y/o irregularidades menstruales
  • Energía baja o poca resistencia
  • Insomnio, dificultad para pensar claramente
  • Desequilibrios emocionales causados por estrés como preocupación, ansiedad, ira o depresión
  • La limpieza que recomiendo consta de seguir una dieta vegetariana de fácil digestión, eliminar alimentos que impiden el equilibrio corporal como por ejemplo el café, los tés con teína (incluido el verde), el alcohol y el tabaco, e incorporar a tu rutina un auto-masaje diario, ejercicio suave y procurar llevar un ritmo de vida más sosegado durante esta fase y darte tiempo a tí mismo para observar cómo reacciona tu cuerpo a estos cambios. Si puedes animar a un amigo o familiar que lo haga contigo, pues mejor y más fácil para los dos.
    No se pasa hambre ni se ayuna totalmente, puedes seguir trabajando aunque es recomendable eliminar responsabilidades supérfluas y abrirte a nuevas perspectivas, analizar qué hábitos favorecen tu bienestar y cuáles la menoscaban.
    A mí siempre me ha encantado la primavera, un renacer energético después del frío invernal: Bumi Devi -la Madre Tierra- se despierta, sale el sol y vemos cómo brota la vida y el color a nuestro alrededor. Empiezas a tener más energía y ganas de estar fuera donde cantan los pajaritos y juegan los críos. ¿Por qué no aprovechar este escenario para mimarte durante unos días y dar un empujón a tu proceso de auto-curación?
    En el siguiente artículo detallaré la rutina diaria recomendada para una purificación óptima.

    Leave a Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *