Salsa de Cacahuete, Cilantro y Tamarindo

En la cocina India es muy típico servir salsitas (llamadas chatni) que acompañan  a los platos principales, son una buena manera de equilibrar la comida para que todos los comensales con sus diferentes constituciones acaben satisfechos. Hay un sinfín de chatnis: algunos cocinados (el típico es el de mango) y otros crudos, como este que tiene la consistencia de un pesto pero no lleva aceite.

El ingrediente principal es el cilantro, merece la pena incluirlo en nuestras dietas por sus propiedades digestivas. Se usa en muchas tradiciones culturales por todo el mundo, desde México hasta el Sureste Asiático sin olvidarnos de Marruecos y Oriente Medio…los platos de la India casi siempre van aderezados con unas hojas de cilantro, pero es un ingrediente tan beneficioso que merece la pena tomarse una buena dosis con la comida.

Hay muchas salsitas de cilantro diferentes y esta misma se presta a variaciones: si no tienes cacahuete, usa almendras o macadamia, si no tienes tiempo de rehidratar la pulpa de tamarindo, usa una buena marca de concentrado de tamarindo (la marca Tamcon es mi favorrita y la venden en las tiendas de alimentación de la India).

Este versión me la inventé y es un hit asegurado, el secreto de su éxito es que lleva los 6 sabores que identifica el ayurveda, dejándonos con esa maravillosa satisfacción al comerlo que sólo dan los platos que nos alimentan de manera total.

Ingredientes:

una bola del tamaño de una nuez de pulpa de tamarindo (o una cucharadita de café de tamarindo concentrado)

2/3 taza de agua hirviendo (o del tiempo si usas el tamarindo concentrado)
1 buen manojo de cilantro fresco
1-2 chiles verdes calientes, sin semillas (opcional, lo puedes sustituir por jengibre fresco)

1 taza de cacahuetes crudos sin piel
2 cucharaditas de semillas de cilantro molido

1/3 taza de coco rallado fresco o seco

1 cucharadita de sal
1 cucharadita de panela
1 chorro de zumo de lima o limón

Elaboración:

Remoja el tamarindo en agua hirviendo durante 1/2 hora. Presiona el tamarindo y frota con los dedos para separar la pulpa de las fibras. 

Viértelo a través de un colador y prensa el tamarindo usando el dorso de una cuchara de madera o los dedos, para separar todo el puré de las fibras. Tira las fibras. Estos dos pasos te los puedes saltar si vas a usar el concentrado.
Tuesta los cacahuetes crudos, removiendo con frecuencia en una sartén a fuego lento, cuando los cacahuetes comiencen a oscurecerse, agrega el coco y continúa removiendo hasta que el coco se oscurezca algunos tonos. Deja a un lado a que se enfríen.

Una vez que se haya enfriado, combina la mezcla de coco y cacahuete con el chili o el jengibre, el cilantro molido, la sal, la panela, y el zumo de lima o limón en un procesador de alimentos. Añade el agua poco a poco y procesa hasta conseguir una consistencia parecida a la del pesto.

2019-10-20T10:38:44+00:00

Leave A Comment